venLa escasez de productos que afecta a Venezuela desde hace semana, alcanza ahora a la Iglesia católica, que se ha quedado sin vino para oficiar las misas. De acuerdo al proveedor de la bebida, sus reservas se están agotando y enfrenta problemas para elaborar más producto.


“Las reservas se están acabando”, dijo el arzobispo de Coro y presidente de la comisión de medios de comunicación social de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Roberto Lucker. Desde hace semanas, la población venezolana presenta dificultad para obtener productos de consumo básico, medicinas y hasta el papel de baño.