SuperlunaLa falta de una legislación clara sobre los derechos de propiedad en el espacio no ha persuadido a un empresario estadounidense de no vender bienes raíces en la Luna y otros cuerpos del Sistema Solar. Dennis Hope de Gardnerville, Nevada, ha vendido millones de hectáreas de terreno en la Luna, Marte y otros cuerpos celestes a través de su empresa, Lunar Embassy Corp., algo de lo que se hizo eco esta semana el programa informativo Good Morning America.


Sin embargo, muchos expertos legales se cuestionan si tales hechos podrán alguna vez ser llevados ante un tribunal. El Tratado del Espacio Exterior de 1967 prohíbe a los países reclamar la soberanía territorial sobre los territorios de la Luna y otros objetos espaciales. Sin embargo, Hope señala, que la ley no prohíbe expresamente a las empresas privadas reclamarlas.


Aún no está claro si este caso llegará hasta las instancias judiciales, pero hasta ahora la incertidumbre sobre la ‘legislación del espacio’ no ha llevado al empresario detener la venta de ‘inmuebles cósmicos’ que lleva a cabo desde el año 1968.


En la lista de precios de la empresa de Hope, un acre de la Luna cuesta 19,99 dólares mientras que la misma parcela en Marte se vende por 22, 49 dólares más el pago de los impuestos, la formalización de los documentos y su envío. Hope declara que ya ha vendido el 7,5% de la Luna, así que otros ‘latifundistas’ lunares tendrían que apurarse para conseguir su trozo del pastel.