Trabadoras sexuales piden cabeza del procuradorLas trabajadoras sexuales expresaron su preocupación por la medidas anunciada por el Procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito, que busca apresar y fichar a los hombres que busquen servicios en los prostíbulos.


Jaqueline Montero, presidenta del Movimiento Mujeres Unidas (Modemu), advirtió que la medida obligarían a muchas mujeres que se dedican a este oficio trabajar en la clandestinidad sin ningún tipo de control, lo que para su entender aumentaría las posibilidades de adquirir enfermedades de trasmisión sexual.


Señaló que se encuentra atadas de manos y porque no podrá fomentar los programas preventivos como chequeos médicos, el uso de preservativos, y otras medidas. Montero puntualizó que de qué vivirán esas mujeres porque con los servicios sexuales muchas féminas mantienen sus hijos, pagan sus estudios, y mantienes sus familias. Aseguró tener miedo porque para su entender esta medida del procurador aumentaría el abuso en contra de las trabajadoras sexuales.