familiaresLos cinco miembros de la misma familia de origen dominicano que el domingo pasado murieron en un accidente de tráfico en la localidad española de El Pedernoso (centro) serán enterrados en un cementerio de Madrid aún por determinar.


Así lo explicó ayer a Efe el cónsul de la República Dominicana en España, Frank Bencosme, en el tanatorio madrileño de San Isidro, donde se celebró una misa funeral y hoy serán incinerados los fallecidos. El embajador dominicano en España, César Medina, y el cónsul, acudieron al tanatorio para expresar su pésame a la familia López Rosario, así como para ofrecer todo el apoyo que necesiten, jurídico y económico, para el sepelio.


Entre los compatriotas, amigos y familiares que acudieron al tanatorio se encontraban tanto la madre del conductor como la de su esposa. El accidente en el que murió esta familia ocurrió en la tarde del pasado domingo en una carretera que une Madrid con la ciudad costera de Cartagena (sureste), debido a una colisión lateral entre el turismo de la familia y un camión articulado.


En el siniestro, murieron el matrimonio -un hombre, de 28 años, y una mujer, de 26-, sus dos hijas, de 4 y 8 años, y un niño, de 11 años, familiar de la pareja. El coche, según fuentes de la Dirección General de Tráfico española, circulaba a velocidad inadecuada en un tramo limitado a 50 kilómetros por hora y con malas circunstancias climatológicas. Las primeras hipótesis apuntan a que invadió el carril contrario en una curva pronunciada a la izquierda y chocó con el camión.


Dolor en Las Salinas


Según informó el corresponsal en Barahona, Benny Rodríguez, el conocimiento de la trágica noticia sobre el fallecimiento del joven padre, nativo de esta comunidad, junto a su esposa e hijos, ocurrido en El Pedernoso, provincia de Cuenca, en España, ha consternado a sus familiares, quienes manifestaron que el hecho les ha causado un impacto emocional muy fuerte.


Su abuelo, Sócrates Féliz, abuelo de Lorenzo López Féliz, quien murió al accidentarse en el vehículo en que se desplazaba junto a su esposa Eulalia Miguelina Rosario, nativa de Nagua, sus tres hijos Lorena, de 8 años, Sarah, de 4 y José Alejandro, de 11,  y la señora María Magdalena Féliz Alcántara, tía de la víctima, dijeron estar “destruidos  ante este suceso que ha enlutado a Nagua, a Las Salinas, a Barahona y a la misma España, que decretó luto oficial por el deceso de esta pareja y sus hijos”.


“Mi esposa Genara Alcántara y yo criamos a Lorenzo desde que estaba de meses, porque su mamá, Margarita Féliz Alcántara se separó de su papá Salvador (José) López y nos lo dejó a él y a su hermana, Yaseli López Féliz, hasta que se marcharon a vivir con mi hija a España hace  12 ó 15 años”, contó don Sócrates López. Hace cuatro años que el joven fallecido, su esposa e hijos estuvieron de vacaciones en el país.


Solidaridad


María Magdalena Féliz Alcántara, tía del joven padre fallecido, dijo, rodeada de vecinos, amigos y familiares en la casa paterna, estar agradecida porque el caso ha concitado la atención al más alto nivel en República Dominicana. También agradeció al presidente Danilo Medina, quien designó de inmediato una comisión encabezada por el embajador dominicano en España, César Medina, el cónsul dominicano en Madrid, Frank Bencosme, a la ministra consejera Yuleidis Martínez y al diputado de Ultramar, Marcos Cross, para que asistan a la familia en todo lo necesario.


FAMILIA AFIRMA QUERÍA EL ENTIERRO EN EL PAÍS


En Nagua, según informó la corresponsal Teonilda Gómez, la familia de la madre fallecida en el accidente, Eulalia Miguelina Rosario, dijo que por el momento el gobierno solo ha ofrecido apoyo moral en España de una comisión encabezada por el embajador dominicano, César Medina, y el cónsul Frank Bencosme.


Según dijeron Sugerly Martínez y Noé Pérez González, el padre de la víctima, Eulogio Rosario, llamó desde España para decirles que no habían recibido ningún apoyo económico del gobierno como afirman se había difundido antes. Rosario les habría manifestado que estaba preocupado porque hubo que hacer préstamos a través de abogados y aseguradoras para hacer el funeral en la interfuneraria de la calle Comunero de Castillo 15, de Madrid.


Sugerly Martínez y Noé Pérez González sostienen que la decisión de enterrar en Madrid a los cinco fallecidos en el accidente no fue una decisión voluntaria de la familia, sino “que no había dinero para traerlos a República Dominicana”. Los cinco miembros de la familia dominicana, cuyo padre era oriundo de la ciudad de Barahona y la madre de Nagua, serán enterrados hoy en un cementerio de Madrid que aún está por determinar.