sacerdEl sacerdote Nino Ramos advirtió que en el caso de que el Gobierno aprobara la explotación de Loma de Miranda, tendrá que eliminar físicamente a más de mil dominicanos que están dispuestos a morir en la lucha.


Entre los que hacen la advertencia están diez sacerdotes católicos, quienes dicen que los beneficios que obtuviera el Gobierno nunca favorecerían la zona dañada, ni a los centenares de miles de dominicanos cuyas aguas serían contaminadas.


Por el contrario, expresan, irían a parar, como casi siempre, a otras manos y no necesariamente para desarrollar nuestro país. “Hemos oído incluso que están en el intento de convencer a nuestro pastor- obispo, Monseñor Antonio Camilo González, cosa que no lograrán, pues sabemos de su firme convicción, igual que todos nosotros, de que el daño a causar es mil veces peor que los beneficios que pudiera proporcionar”, apuntó Ramos en nombre de los religiosos que rechazan la explotación minera de la zona.


El cura católico, quien es miembro del Grupo Sacerdotal Don Hélder Cámara y vicario de la parroquia Sagrados Corazones de Fantino, advirtió que los recursos económicos que pudiera dar la explotación de Loma Miranda, no son más que los que ofrece en la actualidad.