asmaAunque las alergias y el asma son dos afecciones distintas, ambas están relacionadas. El 80 por ciento de los casos de asma se producen por reacciones alérgicas. Así lo explica el doctor Guillermo Ángeles Fernández, alergólogo de la Clínica Corominas de Santiago, quien afirma que las personas con alergias son más propensas a padecer asma, en especial aquellas que afectan a la nariz y a los ojos.


El asma es una enfermedad crónica de las vías respiratorias, causada por la inflamación de los bronquios, y que se caracteriza por crisis -que pueden tener diferente gravedad y duración- de dificultad respiratoria, opresión torácica, tos y por la presencia de silbidos de pecho.


La alergia es una reacción del organismo frente a sustancias externas, una reacción que se vuelve perjudicial para el propio organismo, y que causa diversos síntomas de enfermedad. El especialista describe los siguientes factores de riesgo para desarrollar asma durante la infancia: padecer dermatitis atópica y/o rinitis alérgica, exposición permanente a alérgenos en el interior de los domicilios, tales como epitelios de mascotas o ácaros del polvo; abandono precoz de la lactancia materna, infecciones virales repetidas durante la primera infancia, así como exposición pasiva al humo del tabaco.