tipoTenía diez querellas por agresión física y abuso verbal el hombre que ayer intentó matar a balazos a su exesposa en una parada de autobuses de la avenida 27 de Febrero con Isabel Aguiar, del municipio de Herrera, y que luego se suicido de un disparo en la cabeza. En la balacera, además de la señora Gonzalina Aquino, la esposa víctima de la violencia machista, también resultaron heridos una niña de cuatro años y un raso de la Policía que se encontraban esperando un autobús.


“Contra Johanis Morillo mi hermana se había querellado por lo menos diez veces ante policías, fiscales y jueces”, dijo Mary Aquino, aún sobresaltada por las heridas que recibió su hermana por los disparos del hombre que siempre amenazaba con matarla. En el Hospital Marcelino Vélez, de Herrera, al lado de la cama donde se encuentra la mujer herida, la hermana narró que Gonzalina se había separado de su marido y que no quería regresar con él debido al maltrato que padecía.


“Ella había decidido viajar a su casa para pasar el día de las madres, pero él se presentó en la parada de la guagua para impedir que ella se fuera, pero ella se resistió y el la agredió a balazos”, relató la hermana. La mujer recibió un balazo en la nuca que le salió por el cuello, pero milagrosamente no le afectó ninguna zona vital y por eso aún está con vida.