dominicanoUn dominicano de 55 años de edad  figura entre las cuatro víctimas fatales de la quinta masacre del año que se registró durante el fin de semana en  Aguas Buenas, en el sureste de la isla. La Policía identificó al dominicano como el obrero Manuel Hernández Manzueta, quien cerca de las 8:00 de la noche llegó frente al negocio “Pica Pollo BBQ” a cobrar un trabajo de pintura que había hecho a un cliente.


La balacera que dejó otras seis personas heridas, dos de ellas de gravedad, incluyendo un jovencito, se registró cerca de las 8:45 de la noche del pasado sábado frente al establecimiento de venta de comidas y en donde se encontraban reunidas gran cantidad de personas.


Las otras tres personas muertas fueron identificadas como Elizabeth Marin Cotto, de 45 años, y su hija Griselda de Jesús Cotto, de 17 años, y Luis González Torres, de 32 años, (Danny Cabeza), de quien se dijo que era la “tarjeta” de por lo menos tres pistoleros, que usando rifles de asalto y pistolas  ametrallaron la parte frontal del negocio y huyeron  del lugar en un automóvil.


Los investigadores de la Policía creen que la balacera fue producto de una venganza entre gente del bajo mundo porque a  Danny Cabeza se le atribuía asesinar a tiros a un joven en el pueblo de Aguas Buenas, alegadamente compinche de los hombres que provocaron la matanza.