irlandaLa coalición que gobierna Irlanda alcanzó el martes por la noche un acuerdo para modificar la restrictiva legislación sobre el aborto que permitirá abortar a las mujeres en peligro de muerte si no interrumpen el embarazo, incluidas aquellas que tienen un riesgo claro de suicidarse. Aunque la ley ya contemplaba desde 1983 el derecho a la vida de la madre al mismo nivel que el del no nacido, y desde 1992 incluía el riesgo de suicidio entre los factores de peligro de muerte, lo hacía de forma genérica y en la práctica rara vez se realizan interrupciones del embarazo. Entre 4.000 y 7.000 mujeres viajan cada año al vecino Reino Unido para abortar.


Los grupos proaborto han denunciado que las propuestas aprobadas por el Gobierno apenas van a cambiar esa situación, pero los grupos antiaborto opinan que la nueva legislación va a abrir las puertas al aborto, en particular al incluir el riesgo de suicidio como factor. La propuesta aprobada por la coalición de los conservadores nacionalistas del Fine Gael y el Partido Laborista, que ha de ser aprobada por las dos cámaras del Parlamento, es, sin embargo, claramente restrictiva en ese aspecto. Un panel de tres médicos (un obstetra y dos psiquiatras) deben certificar por unanimidad que existe realmente un riesgo de suicidio. Si niegan el derecho de la mujer a interrumpir su embarazo, esta podrá recurrir a un segundo panel de tres médicos.