iglesiaEl miedo al escándalo llevó a la Iglesia católica de Australia a cubrir las acusaciones de pedofilia desde los años 1930, admitió este lunes el mayor responsable católico de esta isla-continente, en el último día de una investigación gubernamental.


“La primera motivación fue proteger la reputación de la Iglesia”, declaró el cardenal George Pell, uno de los ocho cardenales seleccionados por el papa Francisco para ayudar a reformar la Curia. “Se temía el escándalo” añadió. El gobierno del Estado de Victoria (sur) lanzó una investigación sobre los abusos sexuales cometidos en instituciones religiosas o privadas contra niños.


La Iglesia reconoció en 2012 que al menos 620 niños fueron víctimas, solamente en este Estado, de abusos por parte de sacerdotes desde los años 1930. “Presento mis disculpas, realmente lo siento” declaró el lunes el cardenal Pell, actualmente arzobispo de Sídney, al iniciar su audición.