GresiaCuando terminó la guerra se le concedió al gobierno griego una compensación limitada -sobre todo en forma de maquinaria alemana- pero fue mucho menos que lo que Atenas exigió. Los nazis comenzaron a pagar el préstamo de la ocupación en pequeñas cuotas, pero dejaron de hacerlo en 1945.


Las potencias aliadas acordaron que los desagravios debían ser reconsiderados tras la reunificación alemana, pero cuando eso se produjo en 1990, Berlín argumentó que el tema ya había quedado en el pasado.


Pero ahora, el gobierno griego ha elaborado un informe de 80 páginas especificando las indemnizaciones y el reembolso del préstamo.


Aunque se trata de información clasificada, con base en estimaciones anteriores se sabe que Atenas podría pedir unos US$213.000 millones por la infraestructura destruida y US$54.000 millones por el préstamo. El Consejo Jurídico del Estado está decidiendo si enviarlo a Berlín.


Pero el problema es claro: el enemigo de Grecia en tiempos de guerra es ahora su pagador general.