“El pobrecito me ha impresionado tanto que dije ‘tenemos que ayudarlo, adoptarlo, hacer cualquier cosa'”, declaró el delantero rumano, tras ver las imágenes, al canal ProTV. “Es un milagro que esté vivo”, señaló emocionado Mutu, de 34 años.


Tras las impresionantes imágenes del salvamento del bebé por parte de los bomberos y los médicos, el jugador del club francés de fútbol Ajaccio habló con su mujer, Consuelo, oriunda de la República Dominicana, y ambos coincidieron en su deseo de que el niño crezca junto a sus dos hijas.


“Nunca había pensado en adoptar a un niño, no lo tenía en mente, pero he sentido que debo ayudarlo”, añadió el jugador internacional. “Para mí los niños son todo”.