911Sally Regenhard, presidenta adjunta del grupo de Padres y Familias de Bomberos y Víctimas del World Trade Center, calificó la medida de “bofetada”. “La gente patriota de este país acude (al museo) para enseñar algo a sus hijos y rendir tributo, ¿y van a tener que pagar? Es indignante”, afirmó.


“Esto alimenta el tópico de Nueva York como una ciudad sedienta de dinero. Se aprovechan de los turistas”, afirmó Regenhard. “Hacer que la gente pague por mostrar su duelo impedirá que la gente vaya a rendir homenaje y aprender de las víctimas”.