guitarra_loog--647x231Menos de diez personas en Uruguay, una pequeña fábrica en China, un distribuidor en Estados Unidos y las ventajas de internet permitieron que en poco más de un año Loog Guitar despegara desde una plataforma de ideas innovadoras hasta convertirse en una exitosa empresa global.


Detrás del proyecto está el uruguayo Rafael Atijas, de 35 años, quien pensando en un plan de negocios para culminar un máster en marketing integrado en Estados Unidos comenzó a coquetear con la idea de crear una guitarra “diferente” para niños. “La premisa fue que fuera de tres cuerdas, con un diseño minimalista y que viniera desarmada”, explicó Atijas, amante de la música y el diseño industrial, a la agencia AFP.