crimenLa mujer estadounidense culpable del brutal asesinato de su exnovio en 2008 dijo que la pena de muerte le dará “la libertad definitiva”, mientras el tribunal se prepara para escuchar una sentencia el jueves que ponga fin al mediático caso lleno de escabrosos detalles sexuales.


En una entrevista televisiva luego de que el jurado la hallara culpable el jueves, Jodi Arias dijo que no esperaba ser condenada por homicidio premeditado en primer grado por el asesinato de su exnovio de 30 años Travis Alexander.


“Fue inesperado porque no hubo premeditación de mi parte. Me doy cuenta de que es lo que puede parecer, pero no esperaba (la condena de) premeditación”, dijo la mujer de 32 años al canal Fox News. El jurado ahora debe decidir si Arias recibirá la pena de muerte. En caso contrario, podría ser sentenciada a cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional por al menos 25 años.


Arias señaló que prefiere ser ejecutada que encerrada de por vida. “Hace años dije que prefiero la muerte que la cadena perpetua y sigo pensando eso”, dijo a Fox. “La muerte es la libertad definitiva, así que prefiero obtener mi libertad tan pronto como sea posible”, agregó. Arias ha sido juzgada desde enero bajo la acusación de haber asesinado a su exnovio de 30 años Travis Alexander en junio de 2008 en un ataque frenético en que la asestó 27 puñaladas, un tiro en la cabeza y un corte en la garganta de oreja a oreja, que casi lo decapita.


La acusada argumentó que actuó en defensa propia, pero el jurado la halló culpable de crimen premeditado, en un caso que fue seguido por multitud de personas en los alrededores del juzgado en Phoenix, Arizona (suroeste), y retransmitido en directo por televisión. Durante el juicio, el jurado escuchó los gráficos detalles de la intensa relación sexual de la pareja. Arias afirma que manejó hasta la casa de Alexander el 4 de junio de 2008 para mantener sexo, pero discutieron y la pelea evolucionó hacia el fatal desenlace.