secuAriel Castro fue acusado formalmente el jueves del secuestro y la violación de tres mujeres que aparecieron en su casa después de haber desaparecido hace unos 10 años.



Durante la breve audiencia pública, Castro dirigía constantemente la vista al suelo, se mordía el cuello de la camisa y firmaba documentos con las manos esposadas mientras sus abogados hablaban con el juez, quien fijó la fianza en 2 millones de dólares por cada caso. El ex conductor de autobús escolar, de 52 años, es por ahora el único sospechoso en el caso.