oakUn monstruoso tornado de más de 800 metros (media milla) de ancho con vientos de hasta 320 kph (200 mph) dejó al menos 51 muertos al cruzar ayer lunes los suburbios de Oklahoma City, dejando en ruinas vecindarios enteros y dando un golpe directo a una escuela primaria.


Las autoridades informaron que hay niños entre los fallecidos. La portavoz de la oficina del médico legista del estado Amy Elliot dijo que es previsible que la cifra de víctimas aumente. Elliot desconocía cuántos de los fallecidos eran niños.


Empleados en dos hospitales indicaron que estaban atendiendo a por lo menos 140 personas, incluyendo más de 70 niños. Algunos están en condición crítica. “Los corazones están destrozados”, dijo en conferencia de prensa la gobernadora Mary Fallin sobre los padres que están buscando a sus hijos.