vtLos cinco agentes que brindan servicio entre la precariedad y la estrechez del cuartel del distrito municipal de Villa Trina, provincia Espaillat, serán desalojados.Los agentes serán desalojados debido a las constantes deudas contraídas con el propietario del local. Una situación similar se presenta en el cuartel del municipio de Puñal, en Santiago, donde el propietario del terreno en que se encuentra ubicado el destacamento ha amenazado en varias ocasiones con desalojarlos, también por falta de pago.


Julián Antonio Guzmán Veras pidió a las autoridades comprar el inmueble, ya que desde hace años no cobra los 400 pesos mensuales que le debe pagar la Policía Nacional.


En el caso de Villa Trina, aunque apenas pagan 300 pesos mensuales, llevaban seis meses sin entregar un centavo al comerciante Juan de la Cruz, quien ya en varias ocasiones ha pedido la devolución de la destartalada casa que sirve como destacamento. Sin embargo, Juan Carlos Rodríguez, hijo del comerciante y quien figura como el propietario, advirtió que “o aumentan el alquiler a dos mil pesos mensual o abandonan el local”.