Cuando El Pasado No Deja Avanzar

avanzarLa felicidad, la paz, la perfección no se consiguen sin pasar por fracasos y duras pruebas, pero sin perder el entusiasmo, el carácter, la iniciativa. Suena fácil, pero adoptar esta máxima como forma de vida no es sencillo, implica modificar toda una visión del mundo, sustituir ideas adquiridas –fruto de una educación errónea– por una postura más abierta y dispuesta a la gracia divina, que nos permita aprovechar los cambios y los errores cometidos, a favor de uno mismo y de los demás.


Lo cierto es que, de cara al fracaso, muchos tendemos a darnos por vencidos en las empresas que iniciamos; nos dejamos arrastrar por el miedo y renunciamos a un segundo intento con la excusa de que ese camino no era para nosotros. Mediante este tipo de justificacion es nos alejamos cada vez más de la realización. Preferimos adoptar la postura de víctima que la de luchador.


Las santeras, las videntes, los espiritistas, las cartománticas, los babalawos y los psiquiatras, entre otras faunas, recomiendan siempre estar limpios del pasado para poder avanzar.