niña de la selvaAnte el lento avance de las fuentes de energía renovables, que apenas generan el 0,7% de la electricidad que consumimos en el mundo, la ciencia trabaja a marcha forzada para encontrar fuentes de energía limpia más eficientes.


De todos los proyectos hay uno que acapara la mayoría de miradas; una tecnología para producir combustible del mismo modo que lo hacen las plantas, a través de la fotosíntesis.


Esta semana, investigadores del Departamento de Energía en Estados Unidos, concretamente, científicos del Lawrence National Berkeley Laboratory (Berkeley Lab), aseguran haber dado un paso crucial en esa dirección, tras crear lo que llaman un “bosque artificial”.