china3Esta operación de espionaje permitió a China acceder a una gran cantidad de información secreta de EE.UU. sobre drones, satélites, robótica militar y la nueva flota de helicópteros de combate del Ejército estadounidense.


Los ‘hackers’ también se hicieron con varios terabytes (el equivalente a cientos de millones de páginas) de datos y documentos clasificados sobre diversos programas de armamento.


Según Bloomberg, los militares chinos podrían haber tenido acceso asimismo a los códigos de programación que se utilizan para desactivar algunas de las más sofisticadas armas de EE.UU., lo que, para los expertos, podría tener un “efecto devastador” en la capacidad de defensa norteamericana.


“Dios no quiera que entremos en un conflicto con China, pero si lo hiciéramos, podríamos enfrentarnos a un bochornosa situación, si probamos todas estas armas sofisticadas y no funcionan”, dijo Richard Clarke, ex asesor especial del presidente George W. Bush en una conferencia sobre seguridad cibernética.