sueciaCientos de jóvenes incendiaron coches y atacaron a la policía y a los equipos de rescate en barrios pobres de inmigrantes durante tres noches de disturbios en Estocolmo, los peores en años en el país.


El martes por la noche una comisaría fue atacada en el área de Jakobsberg en el noroeste de la ciudad, dos escuelas sufrieron daños y un centro de arte fue incendiado, pese a un llamamiento a la calma del primer ministro, Fredrik Reinfeldt.


Los disturbios en una de las capitales más ricas de Europa han conmocionado a un país que se enorgullece de su reputación de justicia social y ha alimentado un debate sobre cómo se aborda el desempleo juvenil y el ingreso de inmigrantes.