fraudeBandas de delincuentes continúan engañando a personas ingenuas con falsos concursos a nombre de reconocidas empresas, mediante el envío de mini mensajes en los que informan a sus víctimas que ganaron premios en efectivo y aparatos electrónicos.


Después de esta artimaña sale a relucir el truco, pues, al “ganador” le piden que vaya rápido para no perder el premio, a comprar una tarjeta de llamadas y le facilite el número, con lo que quedaría registrado su móvil, sin pensar que las empresas no funcionan mediante teléfonos celulares.


El truco consiste en que después que el incauto ofrece el número de la tarjeta, éste se vende al doble o al triple de su precio en las cárceles del país, desde donde operan estos grupos de facinerosos, que se ganan miles de pesos con la venta de los dígitos de las tarjetas a presos que tienen urgencia de llamar a sus familiares u otra persona.