coronelNUEVA YORK.- El exjefe de Operaciones de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), Francisco Antonio Hiraldo Guerrero, fue presentado formalmente en la Corte Federal del Distrito Sur de esta ciudad, tras llegar extraditado el viernes desde República Dominicana para enfrentar cuatro cargos por narcotráfico, conspiración y envió de casi 1,000 kilos de cocaína a la ciudad desde el país caribeño.


Los fiscales dijeron que Hiraldo Guerrero y otros cómplices que no identifican en el expediente de nueve páginas y con ficha S6 10 Cr. 280 que el exoficial, usó su privilegiada posición para proteger a narcos con conexiones políticas y ayudarlos a transportar la droga a los Estados Unidos, entre ellos el excapitán del Ejército Nacional Quirino Ernesto Paulino Castillo, quien está preso en la cárcel federal de Brooklyn y no ha sido sentenciado.


Al informar en un comunicado sobre la comparecencia y acusación de Hiraldo en la Corte Federal, los fiscales sostienen que el imputado y otros, conocidos y desconocidos, se asociaron ilícitamente para violar intencionalmente las leyes antinarcóticos de Estados Unidos y entre el 2001 y el 2005, hicieron los envíos de la cocaína a territorio norteamericano. Explican que la violación fue al artículo 21, acápite 841 (a) (1) de la Ley norteamericana que penaliza la posesión o distribución de cinco kilos o más de una sustancia controlada o la combinación de varias.


“La violación a nuestras leyes, el acusado y sus socios la cometieron para distribuir la droga en el territorio del Distrito Sur de Nueva York y otras áreas, y en septiembre del 2003, un cómplice de Hiraldo, nombrado sólo como CC-1 envió aproximadamente 300 kilos de cocaína a Nueva York. El 17 de diciembre del 2004, el acusado habló con CC-1 en la República Dominicana, mientras en mayo del 2005, otro coconspirador llamado CC-2 intentó conseguir narcóticos de manos de CC-1 para enviarlos también a Estados Unidos”, añaden los fiscales.


“Desde comienzos del 2001 hasta finales de mayo del 2005, Hiraldo y otros conocidos y desconocidos, volvieron a conspirar para enviar más drogas a Nueva York”, agrega el comunicado. La fiscalía sostiene que en noviembre del 2007, Hiraldo protegió la transportación de 600 kilos de cocaína desde Colombia a la República Dominicana en barcos. El comunicado dice que los cargos son meras acusaciones y que hasta que no se le demuestre lo contrario, se presume la inocencia del acusado, pero que de ser hallado culpable podría enfrentar hasta 50 años o más en una prisión federal.