Isaac Brumaghim estaba tratando de atrapar un pequeño atún en su kayak el domingo pasado, cuando notó que el pez se volvió muy pesado. De repente, detrás de él, un enorme tiburón surgió de la nada.


El salto del escualo y el susto que se pegó el pescador quedaron grabados por una cámara montada en el kayak, y el video subido a YouTube, se ha convertido en pocas horas en un éxito.