pakistanEl expresidente y exgeneral golpista Pervez Musharraf, que gobernó Pakistán entre 1999 y 2008, logró huir este jueves de la sala en la que magistrados del Tribunal Superior de Islamabad acababan de dictar su arresto, informaron los medios locales. Diversos canales locales mostraron cómo Musharraf se escabulló aprovechando el revuelo creado por su presencia en los juzgados y salió del recinto rodeado de sus guardaespaldas ante la pasividad de las fuerzas de seguridad presentes en el exterior.


El tribunal dictó el arresto inmediato del expresidente por su relación con la detención de jueces -entre ellos el jefe del Tribunal Supremo- en la fase final de su régimen, en 2007, que según los magistrados podría haber vulnerado el orden constitucional.
Él niega la huida Pervez Musharraf ha anunciado que apelará la orden de arresto emitida este jueves por un tribunal en su contra y ha asegurado que se encuentra en su residencia de Islamabad.


En un comunicado colgado en su perfil oficial en Facebook, el exgeneral, que regresó recientemente al país para tratar de presentarse a las elecciones del 11 de mayo, ha denunciado la “injustificada decisión” del juez y la ha atribuido a una “venganza personal”. Según un portavoz de Musharraf, Raza Bokhari, el exmandatario había acudido al Tribunal Superior de Islamabad “para solicitar una ampliación de su libertad bajo fianza transitoria”, que expiraba este jueves, pero el juez, “en un gesto sin precedentes, tomó la injustificada decisión de rechazar la solicitud de prórroga”.


A continuación, ha precisado, “la escolta adicional de la Seguridad del Estado designada a Musharraf ante las amenazas físicas específicas y creíbles a su vida por los enemigos de Pakistán le escoltaron a su residencia en Islamabad”. Así las cosas, el portavoz ha anunciado que Musharraf “apelará ante el Tribunal Supremo de Pakistán la mal concebida decisión del Tribunal Superior de Pakistán”. “Esperamos que este activismo judicial injustificado, motivado por venganzas personales, cese y el Supremo, sin prejuicios, garantice la ayuda necesaria”.


De lo contrario, ha advertido Bokhari, “provocará la burla del país, podría resultar en una tensión innecesaria entre los varios pilares del Estado y posiblemente desestabilizar el país”. El caso contra Musharraf se sustenta en una demanda presentada contra el exmandatario por ordenar la detención de más de 60 jueces tras proclamar el estado de emergencia en el país el 3 de noviembre de 2007.


El expresidente vio el martes cerradas por ahora sus opciones de presentarse a las próximas elecciones, después de que un tribunal electoral desestimara su candidatura por una circunscripción de la ciudad de Chitral, después de que hubiera ocurrido lo mismo con sus solicitudes en Kasur, Karachi y la capital, Islamabad.