nigeriaSólo en 2012 cerca de 800 personas murieron por ataques de Boko Haram, una guerrilla de Nigeria que promueve el establecimiento de la Sharia (interpretación drástica del Corán). Los activistas de esta milicia radical se han convertido en el terror del país, en donde ha resurgido un conflicto religioso entre los cristianos, que viven al sur, y los musulmanes, ubicados en el norte.


El último incidente ocurrió este lunes cuando un grupo de islamistas fue atacado por tropas al nororeste de Nigeria. Según ha reportada la prensa del país, los enfrentamientos se registraron en una aldea llamada Baga, bastión de los miembros de Boko Haram, lo que obligó la huida de los habitantes. El primer balance preliminar da cuenta de más de 200 muertos y 77 heridos.


Sin embargo, el portavoz militar del estado de Borno, el teniente coronel Sagir Musa, dijo a la AFP que las informaciones de los medios de comunicación de que unas 180 personas murieron en los choques eran “excesivamente infladas”. Un responsable del gobierno local que también pidió el anonimato dijo que los vecinos señalaron muertes entre los rebeldes, los soldados y los civiles .Un vocero de la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (ANGE), Abdulkadir Ibrahim, dijo que su personal llegó a Baga, pero que las comunicaciones eran difíciles y que era prematuro intentar evaluar la magnitud del ataque.


Según la Cruz Roja local, más de 300 viviendas fueron destruidas por el fuego. “Hasta el momento, 187 personas muertas fueron sepultadas y 77 se encuentran hospitalizadas. Más de 300 viviendas fueron incendiadas”, dijo Nwakpa O. Nwakpa, al tiempo que un saldo divulgado por el gobierno apenas mencionaba “decenas de muertos”.


Los enfrentamientos estallaron el viernes. De acuerdo con diversos testigos, el saldo de víctimas incluye a numerosos rebeldes insurgentes, pero también soldados y civiles. Casi la mitad de la ciudad resultó destruida por los incendios luego de los combates, informó el lunes un funcionario de los servicios de socorro “Por lo menos el 40% de la ciudad fue destruido por el fuego. Hay muchos residentes desaparecidos y por ahora asumimos que se han refugiado en los montes”, dijo este funcionario, quien pidió no ser identificado. Según testimonios coincidentes, la violencia estalló después que el ejército rodeó una mezquita donde supuestamente se habían escondido hombres armados. En el tiroteo, los insurgentes utilizaron armas pesadas, pero hasta ahora se conocen pocas informaciones confirmadas sobre lo ocurrido.


Un funcionario de la oficina regional de la Agencia de Gestión de Situaciones de Urgencia, Abdulkadir Ibrahim, dijo que varios emisarios de esa entidad ya se encontraban en Baga, pero que las comunicaciones eran extremadamente difíciles y que era pronto para hacer un balance del estallido de violencia. La red de telefonía celular en todo el estado de Borno fue seriamente dañada el año pasado después que militantes de Boko Haram dinamitaron varias torres de telecomunicaciones.


Desde 2009 los ataques de Boko Haram en el centro y el norte de Nigeria y la represión del ejército dejaron ya un saldo de por lo menos 3.000 personas muertas. El grupo es responsable de varios atentados suicidas en la región de Abuja, contra la sede local de la ONU, el cuartel general de la policía y los locales de uno de los principales diarios del país, además de varias iglesias.Por lo general, las autoridades de seguridad nigerianas minimizan el número de víctimas en los enfrentamientos entre el ejército y los rebeldes radicales. Al contrario, se ha verificado que los habitantes de las regiones afectadas han exagerado en las denuncias de civiles afectados por las tropas regulares. Diversas organizaciones de defensa de los derechos humanos acusan a la fuerza conjunta formada por el ejército y la policía de realizar acusaciones sumarias y aplicar violencia sin justificación contra civiles.