reinaLa mexicana Sandra Ávila Beltrán, conocida como la Reina del Pacífico, se ha declarado culpable este martes ante un tribunal de Estados Unidos de ayudar económicamente a Juan Diego Espinosa Ramírez El Tigre, un narcotraficante colombiano condenado, como parte de un trato con la Fiscalía y por el que podría ser liberada.


Espinosa Ramírez era uno de los enlaces entre el cártel de Sinaloa de México y el cártel del Norte del Valle de Colombia, así como pareja de Ávila Beltrán. Fue extraditado de México en 2009 y se declaró culpable ante un tribunal en Miami de conspiración para distribuir cocaína.


La Reina del Pacífico se ha presentado ante el juez y ha admitido su complicidad con el narcotraficante para evitar someterse a un juicio y anular cargos en su contra por importar y distribuir productos ilegales en Estados Unidos. Ávila Beltrán, de 52 años, fue extraditada por las autoridades mexicanas a Estados Unidos en agosto de 2012.


La libertad de Ávila Beltrán podría estar cerca una vez que el delito por el que se declaró culpable tiene una pena de entre 51 a 71 meses de prisión, y la Reina del Pacífico ya ha pasado 63 meses en las cárceles de México y Estados Unidos, ha explicado a la agencia Notimex el abogado de la mexicana, Stephen Ralls. Las autoridades mexicanas creen que Ávila Beltrán ayudó a Joaquín El Chapo Guzmán a construir el cártel de Sinaloa en la década de los 90. Su alias se debe a que era la encargada de vigilar los cargamentos de droga en su ruta por el Pacífico desde México a Estados Unidos.