implantesMás de 5.000 víctimas, 300 abogados y cinco acusados protagonizaron este miércoles en Marsella (sur de Francia) la apertura del proceso por las prótesis mamarias defectuosas, un ‘macrojuicio’ por estafa contra los creadores de estos implantes que más de 80.000 mujeres llevaron en todo el mundo hasta su prohibición en 2010.


El juicio, que tiene una duración prevista de un mes, se abrió a media mañana después de que los magistrados rechazaran la demanda de uno de los acusados de anulación del proceso por un problema de procedimiento.


En el centro de todas las miradas el principal acusado, Jean-Claude Mas, propietario y fundador en 1991 de la empresa Poly Implant Prothèse (PIP), que llegó a ser durante año el cuarto productor mundial de implantes mamarios.