campeonLas dietas especiales y platos internacionales que acostumbran a transitar por su mesa no es la pasión culinaria del hoy rey del peso ligero junior versión Federación Internacional de Boxeo (FIB), el dominicano Argenis Méndez. La extraña mezcla de arroz blanco con un huevo frito, “pasado por agua”  o en revoltillo es el sabor que deja “noqueado” a Méndez y el que de inmediato cumple un compromiso sobre el ring y puede descuidar el peso, ingiere a diario.


“Soy como un perro huevero, yo dejo cualquier filete, bistec, pescado, mariscos, salchichas de esas europeas que la gente le gusta mucho, ¡la mejor carne!, de lo que sea, yo la dejo por comerme un arroz blanco con huevo, es una cultura que me acompaña desde niño”.


“Y no porque fuera pobre ni nada por el estilo, porque nunca he pasado hambre, sino que siempre me ha gustado ese sabor y por qué negarlo, por qué no comerlo, es lo que más me fascina”, revela el titular de las 130 libras, quien además de sus magníficas habilidades tiene poder demoledor en ambos manos.


El cuarto KO


Francisco Quiroz, Agapito Sánchez y Joan Guzmán tenían el mérito de ser los primeros hombres en ganar fajas mundiales por la vía del nocaut, pero el sabor de la venganza llevó a Méndez a uno de los finales más espectaculares que haya tenido un dominicano para ganar una corona.


En “The Hangar”, Costa Mesa (California), el dominicano sacó de su pecho una astilla, al vengar la derrota con sabor a fraude sufrida en septiembre del 2011 ante el mexicano Juan Carlos Salgado, dejando sin trabajo a los jueces al poner al azteca fuera de combate en el cuarto asalto para arrebatarle la corona de la FIB.


Todo fue diferente y desde la primera vuelta el sanjuanero mandó a la lona al entonces campeón y lo mantuvo en penumbras hasta el cuarto round cuando lo dejó dormido sobre la lona tras la explosión de su gancho de izquierda a la quijada. Méndez subió su foja a 21-2, con 11 cloroformos, mientras que Salgado bajó a 26-2-1, con 16 victorias por nocaut.


AMOR POR SAN JUAN


Argenis también valora su terruño sureño de San Juan de la Maguana, donde surgió entre las habichuelas del valle y el chenchén con chivo de manos del “maestro Marino Minaya, él fue quien me dio los primeros pasos en el ring” . Desde sus inicios firmó un contrato profesional con el santiagués José Núñez, quien reside en los Estados Unidos, y también llevó la segunda etapa de la carrera del doble monarca Joan Guzmán; y pertenece a la empresa Acquinity Sports, con sede en La Floriada.


Su padre es Monolo Méndez Mateo, quien no le pierde los pasos y hasta esquiva con su cabeza los golpes que lanzan los rivales de Argenis; su madre Paulina Zapata es menos aficionada a verlo peleando y se preocupa más por alimentarlo bien cuando viene al país, a base de ¡chenchén!.


Ante el Presidente


Uno de los sueños de Méndez es pelear en el país y que su compueblano, el presidente Danilo Medina, pueda estar en el ring side . “No quiero pedir nada, no me interesa buscar nada, pero sí decirle a nuestro Presidente que yo perseveré como él para llegar a la cima, caí, me hicieron fraude, pero supe, como él lo hizo para ser presidente, levantarme y bajo sacrificio máximo alcanzar el éxito”, compara Méndez.


Con gran orgullo afirma que Danilo es un ejemplo para todo el pueblo, pero sobre todo para todos los sanjuaneros. “Sé que tiene muchas cosas grandes que hacer por el país, yo soy un humilde muchacho de su pueblo y en algún momento nos veremos… Agradezco con mucha humildad que el señor Presidente se haya molestado en echar sus compromisos a un lado para llamarme y felicitarme”, reiteró .