COLE CHASE HAKKEN(CNNEspañol) La búsqueda de dos niños secuestrados de casa de su abuela materna en Tampa se centra ahora en Cuba. Las autoridades en el condado de Hillsboro, en la Florida, dicen haber recibido informacion que apunta a que los pequeños, el padre y quizás la madre llegaron a la isla probablemente en barco.


La Sección de Intereses Estadounidenses en La Habana dijo estar al tanto del caso y en contacto con las autoridades locales para conseguir más información. Según una fuente de CNN cercana a la investigación, funcionarios del gobierno cubano cooperan con las autoridades estadounidenses, aunque no está confirmado que la familia esté en efecto en Cuba.


Según las autoridades, Joshua Hakken habría secuestrado a los pequeños Chase, de 2 años, y Cole, de 4, a primeras horas del miércoles, entrando armado a casa de la abuela de los niños y amordazándola para poder llevarse a sus hijos. Los padres, Joshua y Sharon Hakken, perdieron recientemente la custodia permanente de los pequeños por uso de drogas, y después de un previo secuestro armado de los niños, a quienes las autoridades habían ubicado temporalmente con una familia adoptiva.


La legisladora republicana de Florida Ileana Ross-Lehtinen se pronunció al respecto en CNN en Español y dijo que “si están en Cuba, y todos los reportes indican que sí están, va a ser muy difícil para el gobierno de Estados Unidos rescatar a esos niños porque los hermanos Castro dan refugio a todos los criminales que se escapan de Estados Unidos”. “De gobierno a gobierno es imposible negociar con un régimen estilo gángster como es el que tienen los hermanos Castro en Cuba”, agregó.


Actualmente no existe un tratado de extradicion entre Cuba y Estados Unidos, aunque ha habido algunos casos en que Cuba ha devuelto a algunos estadounidenses acusados de crímenes. Esta situación trae a la memoria el sonado caso de Elián González en el año 2000. El paralelismo más obvio es que se trata de una disputa familiar por la custodia de menores y en la que están involucrados Cuba y Estados Unidos, dos países que tienen malas relaciones. Quizás también el hecho de que los niños presenciaron episodios muy traumáticos en los que estaban involucrados sus padres.


Por otro lado, son diferentes ya que, en el caso de Elián, el pequeño vino en una balsa en la que intentaba llegar a Estados Unidos junto a su madre. La madre murió ahogada y Elián sobrevivió y sus familiares en Florida pidieron a las autoridades quedarse con él. Pero su padre desde Cuba reclamó la devolución de su hijo y una corte estadounidense concedió ese pedido. En este caso, el de la familia Hakken, las autoridades han determinado que los padres no están aptos para criar a sus hijos y por lo tanto perdieron la custodia.