escuelaDos niñas de siete y de 10 años fueron acusadas ayer lunes en la Corte de Familia de Paterson, por amenazar “terroristas” contra varios compañeros de escuela, a través de un vídeo que subieron a Youtube. Las menores estudian en la escuela pública 27 y sus nombres no son revelados por razones legales.


Hasta el momento las acusadas se encuentran en prisión domiciliaria y con grilletes para monitorear sus movimientos. Tampoco se ha revelado la nacionalidad o el origen de las muchachas. La mayoría de estudiantes en la escuela son de origen latinos o hispanos llegados a Estados Unidos.


Una de ellas fue acusada de 10 cargos y la otra de seis, durante un proceso cerrado ante el juez Ernest M. Caposela. Los detalles del caso se mantienen sellados, pero el vídeo fue visto por miles de usuarios de Youtube hasta el jueves en la tarde de la semana pasada cuando fue sacado de la red. El magistrado mantuvo una orden de arresto emitida para las niñas y les prohibió usar computadoras, celulares y no tener ningún contacto con las víctimas a quienes mencionaron como potenciales blancos del supuesto plan criminal, entre estas un niño de nombre Justin.


Tampoco podrán volver a la escuela 27 y deben seguir siendo educadas hasta nuevo aviso. Ninguno de los padres que acudieron al tribunal, hicieron comentarios a la prensa sobre el caso. El abogado que defiende a las acusadas, Robert Galluccio dijo que todavía es temprano para predecir lo que ocurriría con ellas. “Creo que todos nosotros tenemos que dar un paso atrás y darnos cuenta que estamos tratando con 13 años de edad, entre ambas acusadas”, expresó el jurista.


Explicó el abogado que si bien el sistema de justicia está destinado a castigar a los adultos, el de menores fue diseñado para ayudar. “Los niños cometen errores, ellos hacen cosas estúpidas, lo que realmente se está investigando son los motivos y si alguna vez tuvieron intención de llevar a cabo esas amenazas”, sostiene el defensor de las acusadas. El Fiscal Adjunto del Condado Passaic, Lázaro Alvarez dijo que los acusados son niñas y los amenazados también, por lo que no se puede hacer un espectáculo político con el caso.