72007B88-0E90-4B64-B79D-78F4BE2A7476.jpg__209__400__CROPz0x209y400El carnaval es una obra maestra popular, que tiene a la calle como escenario y al pueblo como actor y protagonista, pero como toda historia tiene su antagonista y el desfile realizado ayer en el Malecón de la capital no fue la excepción.


Un grupo de jóvenes disfrazados, unos con las caras pintadas y otros con gafas oscuras, pañoletas y vestidos de mujer, pusieron la nota negativa a tan hermosa actividad. Y es que se juntaban más de 20 y hacían un pequeño “tapón” en medio de la multitud y aprovechaban para sacar carteras, celulares, arrebatar cadenas y adueñarse de todo cuanto tuviera a su alcance.


¿Cómo lo hacían? Una parte se dedicaba a empujar a los que se deleitaban con el desfile, lo que provocaba una pequeña discusión, y el resto aprovechaba para realizar el bochornoso acto, repitiendo la acción en varias ocasiones.


El desfile contaba con seguridad policial pero los agentes no estaban distribuidos en toda la avenida y sólo se le veía del lado de la calle donde se llevaba a cabo el paso de las carrozas.


Todo esto ocurría frente a los ojos de algunos oficiales que prestaban servicio y no hacían absolutamente nada, sólo se dedicaban a agarrar las barreras para que las personas no se cayeran encima de las carrozas que desfilaban .


En un momento la desesperación aumentó, por lo que uno de los ciudadanos respondió la agresión de la pequeña banda, que intentó robarle una cadena de plata, y disparó un arma de fuego.


Después de esto el clima en esa zona cercana a la Máximo Gómez se calmó hasta casi terminado el desfile mas no deja de ser lamentable que una actividad tan hermosa se vea empañada por este tipo de hechos.