Más de 27 millones de dólares al año para concesionarios de ICSI.S.A. La razón fundamental por la que el sector empresarial dominicano rechaza la instalación de los rayos X en los puertos del país es porque la empresa escogida, y el sistema comprado, no resuelve el tema de la credibilidad dominicana frente a los países y socios internacionales, especialmente de Estados Unidos, para quienes el país debe emplearse en un esfuerzo más serio y multilateral.


Los concesionarios del sistema de rayos X no tienen ninguna acreditación frente a las autoridades norteamericanas, y contrario a lo que podría esperarse, las autoridades de Estados Unidos auspician, y en ocasiones donan este tipo de equipos a los países que como República Dominicana, es socio importante y puente para el tráfico de drogas hacia territorio norteamericano.


Con este sistema lo que se produce es un privilegio, que favorece a los dueños de la empresa ICSS.S.A. y que no permite a la República Dominicana ganar más credibilidad en su lucha contra las drogas o contra el terrorismo, dijeron las fuentes a este diario.


Una fuente del CONEP dijo que el país perdería una oportunidad si instala este sistema de rayos X, porque se ausentaría del esfuerzo que han encaminado la Junta Agroempresarial (AJAD), el CONEP y otras entidades, para que los puertos rijan su seguridad con el sistema BASC, que no tiene ningún costo y que tiene el reconocimiento de las autoridades norteamericanas, porque es un programa en el que cooperan el sector público y el sector privado y fue creado para fomentar un comercio internacional seguro. En el país ese proceso cuenta con el apoyo de las autoridades norteamericanas y de la Cámara Americana de Comercio.