El cargamento de 682 paquetes de cocaína fue presentado ayer en la sede de la DNCDEn el expediente hay 35 personas, la mayoría militares, vinculadas en al menos cuatro cargamentos de droga.


El envío de drogas por el Aeropuerto Internacional de Punta Cana, donde recientemente se incautaron 682 paquetes de coca, involucra a una red de narcotraficantes que incluye a cinco coroneles de instituciones castrenses y la Policía Nacional. Un documento de carácter confidencial que identifica a cinco altos oficiales que sirvieron de “franqueadores” a importantes cargamentos de drogas por la referida terminal aérea.


Este informe sobre las labores de inteligencia para atrapar a los militares y policías vinculados a organizaciones de narcotraficantes, elaborado por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) el pasado año, identifica a los coroneles Marino de Jesús Tejada, del Ejército Nacional; José Anastacio Brea Román, de la Policía; Carlos Samuel Rodríguez Díaz, de la Fuerza Aérea, y Nelson de Jesús Viloria Otáñez, también del Ejército Nacional.


En la operación donde fueron decomisados los 682 paquetes de drogas y que fue dada a conocer el pasado miércoles, la DNCD y el Ministerio Público vinculan al coronel de la Fuerza Aérea (FAD) José Brazobán Adames, asignado al Cuerpo Especializado de Seguridad Aeroportuaria y de la Aviación Civil (CESAC), y al capitán del Ejército Bolívar Alberto Mercado Díaz, como principales cabecillas de oficiales superiores y subalternos que vendían sus “servicios” de franqueadores a distintas redes de narcotraficantes.


Este plan para sacar las drogas del país por esa terminal aérea fue frustrado por agentes de la DNCD y del CESAC. Reporteros de El Caribe fueron informados de que Mercado Díaz habría cobrado dos millones de pesos para proteger el envío de la citada cantidad de drogas hacia las islas portuguesas de Azores.


La experiencia de un capitán


El capitán Mercado Díaz, de acuerdo al informe, tiene un extenso prontuario como “franqueador” de drogas por el Aeropuerto Internacional de Punta Cana, según consta en el informe remitido al presidente de la DNCD, mayor general Rolando Rosado Mateo, sobre las andanzas criminales de importantes agentes antinarcóticos asignados al Aeropuerto Internacional de Punta Cana. Este documento cita a Mercado Díaz y al capitán de la Policía Rafael Aníbal de la Rosa Tapia, diciendo que ellos dos hicieron “millonarios” a los coroneles Fermín Tejada y Brea Román.


La afirmación de que hicieron “millonarios” a estos coroneles es producto de los envíos de cargamentos de cocaína hacia el extranjero, “cosa que hacían en combinación con personal de la DNCD, el Cesac, así como con vigilantes de seguridad y Depósito de Carga del propio Aeropuerto Punta Cana”.


Según el informe de inteligencia, esos coroneles desempeñaron, en tiempos distintos, el cargo de encargados del Centro de Información y Coordinación Conjunta de la DNCD (CICC), que es el departamento de mayor importancia dentro del organismo antinarcóticos, luego de la función del presidente de esa entidad.


De acuerdo al informe de inteligencia fechado al 30 de noviembre del 2012, el coronel Rodríguez Díaz laboraba para el departamento de Asuntos Internos en la sede de la DNCD, y en complicidad con el primer teniente del Ejército Joan Antonio Daniel Rosario, quien trabajó en el área de Asuntos Internacionales, informaban al coronel Fermín Tejada para que alertara a Mercado Díaz y a De la Rosa Tapia para que no fueran sorprendidos por alguna operación ejecutada por la plana mayor del organismo antidrogas.


El coronel Viloria Otañez se mantuvo como subencargado del CICC en Punta Cana y “era la persona a través de la cual el coronel Fermín Tejada mantenía contacto directo con los narcos, razón por la que este último nunca dio la cara”.


Andanzas


En el informe, Mercado Díaz aparece como cabeza de la protección de cuatro grandes operaciones de envío de drogas hacia el exterior. El primero tuvo que ver con 145 kilos de cocaína pura introducidos en el avión que efectuó el vuelo JAF303304, de la aerolínea JETAIRFLY, que partió a las 3:50 de la tarde del 17 de octubre del 2010, por el Aeropuerto Internacional de Punta Cana, con destino a Curazao.


Por ese “servicio” prestado a los narcotraficantes, el citado capitán recibió el pago de 26 mil dólares. Pero también participaron como franqueadores el capitán del Ejército Wascar Francisco Zapata Ramírez, quien también recibió 26 mil dólares; el agente policial Rafael Aníbal de la Rosa Tapia, 26 mil dólares; el primer teniente del Ejército Joan Antonio Daniel Rosario, 600 mil pesos; el segundo teniente de la Fuerza Aérea Dominicana, Fernando Rubí (40 mil pesos) y el alférez de navío Edinson Peña Alvino, recibió 40 mil pesos.


Igualmente participaron los alférez de fragata Anthony Antonio Santana Núñez y Arencio Guevara Guevara, quienes recibieron 40 mil y 70 mil pesos, respectivamente; el sargento Arismendy Villamán, 200 mil pesos; el agente policial Andrison Antonio Reyes Suero, 90 mil pesos, y los señores Jesús Poché y Juan Lazala, encargados de Depósito y de Personal, respectivamente, quienes recibieron la suma de 80 mil dólares. El informe detalla que el responsable de recibir y distribuir el dinero entre sus socios era el propio Mercado Díaz.


La segunda gran operación de narcotráfico protegida por el capitán Mercado Díaz ocurre el 14 de noviembre del 2012. Se trató de una operación mafiosa que tenía de por medio 50 paquetes de cocaína pura, con un peso aproximado de 250 kilogramos. Esta droga salió del país en el vuelo JAF 303-304 de la empresa JETAIRFLY, con destino a Bruselas.


Ese envío fue protegido por 20 agentes de distintas agencias de seguridad del Estado y siete civiles. Mercado Díaz recibió por ese “servicio” la suma de 50 mil dólares.


El informe menciona igualmente como participantes al capitán de corbeta José Manuel Celedonio Castro, a quien le pagaron 40 mil dólares; y a los capitanes del Ejército Bolívar Alberto Mercado Díaz y Wáscar Francisco Zapata Ramírez, cada uno con 50 mil dólares.


El tercer cargamento importante que tuvo como principal protector a Mercado Díaz fue ejecutado entre los días 27 y 28 de noviembre del 2012. Por este “trabajo”, el oficial le habría entregado al coronel Brazobán 3 millones 750 mil pesos, “para ser repartido entre él y todo el personal bajo su mando (en el CESAC) que participó en la operación de franqueo”. Esa labor de protección tuvo como participantes a 15 agentes policiales y militares, y siete civiles.


La cuarta gran operación se produjo entre el 4 y 5 de diciembre del 2012. Fue un cargamento de 500 kilogramos de cocaína pura, custodiado por Mercado Díaz.


Además de los citados militares y miembros de la Policía Nacional, entre los 35 detenidos figuran, igualmente, los tres miembros de la tripulación y cuarto pasajero del moderno avión Falcón 50, matrícula F-GXMC, modelo 1989.


Los extranjeros, todos de nacionalidad francesa, fueron identificados como Pascal Jean Furet, Bruno Armand Víctor Ados, Alain Marc Paul Marie Castañy y Nicolás Cristopher Pisapia. Los 682 paquetes estaban distribuidos en 26 maletas. La desarticulación de la red es fruto de una operación iniciada hace siete meses, pero la DNCD tiene documentados otros casos de envíos de cientos de kilogramos de cocaína a diferentes países de Europa, sobre todo a Holanda y Francia, en los que figuran otros oficiales superiores que en cualquier momento serían expulsados de la institución. Las órdenes de arresto fueron dictadas por el Juez de la Instrucción Yohan Carlos Morales Peguero.


Procuraduría somete a 35 implicados


La Procuraduría General de la República ordenó ayer someter por ante la Justicia a 35 militares, policías y personal de Aduanas, entre ellas un teniente coronel, un mayor y cuatro capitanes, vinculadas a una frustrada operación de narcotráfico en la que fueron ocupados 682 paquetes de cocaína que serían enviados a Francia, a bordo de un jet privado que despegaría del aeropuerto de Punta Cana, reveló la DNCD.


El procurador adjunto Carlos Castillo Díaz, quien ofreció la información, dijo que el grupo está directamente ligado al citado caso y lo encabeza el teniente coronel José Brazobán Adames, asignado al CESAC y era un oficial con una responsabilidad puntual en el aeropuerto de Punta Cana, donde fue interceptado el avión cargado con los 682 paquetes de estupefaciente.


La droga fue pasada por el área VIP y tenía como destino las islas portuguesas de Azores.


Fuente:elcaribe