El abogado dominicano Melanio Figueroa aseguró en un interrogatorio judicial que un hombre extranjero que se identificó como periodista le ofreció 5.000 dólares para que consiguiera prostitutas para que dijeran en un video haber tenido sexo con el senador estadounidense Robert Menéndez.


Las autoridades buscan al extranjero a partir de la descripción presentada por Figueroa y por las tres mujeres, dijo a The Associated Press José Polanco, fiscal de la ciudad de La Romana, 125 kilómetros al oriente de la capital, y quien está a cargo de la investigación.


Figueroa “dice que el supuesto periodista sólo se identificó como Carlos, del Daily Caller”, explicó Polanco.


“A mí me parece claro que Figueroa está bajo presión para cambiar su historia”, dijo Tucker Carlson, editor del sitio web The Daily Caller, en una nota publicada el viernes por esa página. “Lo que sí es seguro es que este alegato es una mentira. The Daily Caller nunca pagó a nadie, nunca le fue solicitado pagar a nadie y por supuesto nunca pagaría a nadie por una historia”.


El sitio insistió que “ninguna persona con el nombre ‘Carlos’ ha viajado a República Dominicana en representación” de ese medio. Carlos es un hombre de entre 28 a 34 años, estatura baja, piel clara, ojos marrón claro y cabello castaño, según la versión de las mujeres y de Figueroa.


Con base en la descripción, Polanco solicitó la revisión de las cámaras de seguridad de los centros comerciales y lugares públicos en Santo Domingo donde Figueroa asegura haberse reunido con Carlos para tratar de identificarlo y de esa manera poder interrogarlo.


Aunque la oferta fue de 5.000 dólares, Figueroa narró que Carlos sólo le pagó 2.000 y no volvió a tener comunicación con él luego de grabar el video entre septiembre y octubre en un centro comercial de La Romana.


Polanco concluyó el jueves el interrogatorio a Figueroa como parte de las pesquisas para determinar el origen del video en el que al menos dos dominicanas, presuntamente prostitutas, aseguraron que tuvieron relaciones sexuales con el legislador demócrata por Nueva Jersey en la residencia del oftalmólogo Salomon Melgen, en La Romana, y en el yate del abogado dominicano Vinicio Castillo Seman. De forma previa, Polanco interrogó en las últimas semanas a las tres mujeres.


En la grabación, dos de las tres mujeres aseguraron con el rostro oculto que sus supuestos encuentros sexuales con el congresista ocurrieron entre 2009 y 2010 en el exclusivo complejo residencial de Casa de Campo, cuando una de ellas aún era menor de edad.


El video grabado a manera de entrevista con cada una de las mujeres fue difundido en noviembre pasado por el sitio web The Daily Caller. En el video interviene la voz de un hombre no hispano como traductor. Castillo Seman, quien solicitó a las autoridades dominicanas abrir una investigación, anunció esta semana que Tucker Carlson también sea interrogado.


La organización Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington (CREW, por su sigla en inglés) también recibió en el 2012 por correo electrónico a través de una fuente sólo identificada como Peter Williams las versiones de que el senador había tenido sexo con menores de edad en República Dominicana, por lo que pidió al FBI investigar si Menéndez había practicado “turismo sexual”.


Una de las mujeres, identificada como Nexis de los Santos Santana, explicó que fue contratada por Figueroa a través del abogado Miguel Galván y ella, a su vez, consiguió a sus amigas Adalgisa Reyes Cordero y Vanessa Núñez Alcáncara, según los resultados de la investigación presentada el lunes por el vocero de la policía, Máximo Báez.


De los Santos Santana, de 23 años, y Reyes Cordero, de 24, recibieron 17.000 pesos cada una (unos 425 dólares) por participar en el video, mientras Núñez Alcántara, de 20 años, obtuvo 12.000 (300 dólares). En una declaración jurada presentada ante la fiscalía de La Romana, De los Santos Santana aseguró que “nunca me acosté con los señores Menéndez, (Salomon), Melgen, ni con Vinicio (Castillo Seman), no conozco a ninguno” de ellos.


Las mujeres dijeron que durante la grabación del video estuvieron presentes Figueroa y el hombre extranjero, quienes les entregaron el guión que debían leer, según la investigación. Figueroa aseguró que, aunque estuvo presente, no escuchó ni las preguntas que les hacían a las mujeres a través de Skype, ni las respuestas que ellas leían, explicó Polanco.


Además de participar en el video, De los Santos y Reyes Cordero dijeron haber tenido relaciones sexuales con Figueroa, precisó el fiscal. Figueroa aceptó en el interrogatorio que la víspera de la videoconferencia “amaneció en un motel de La Romana con la dos jóvenes, pero cuando le preguntamos si tuvo sexo con ellas no contestó”, detalló el fiscal.


Figueroa no ha respondido desde finales de enero a ninguna de las llamadas ni mensajes de The Associated Press en busca de comentarios sobre su participación en el video. A mediados de febrero, un asistente de Figueroa entregó un documento en el que asegura que “esta oficina de abogados ha sido desapoderada por parte de las chicas que han hecho sus denuncias con relación al congresista de Nueva Jersey, Bob Menéndez”.