Aunque algunos niños son más vulnerables a ser hostigados en las escuelas, no necesariamente todas las situaciones de violencia implican maltrato psicológico.


En los últimos años se ha extendido el término en inglés para definir el abuso escolar: Bullying. Según la psicóloga Sara Gamborena el Bullying implica maltrato psicológico, verbal y físico, de manera constante y prolongada, y puede ocurrir en las escuelas o a través de Internet.


La licenciada explicó además que existen múltiples causas por las que se pueden desencadenar situaciones de Bullying. Además pueden ocurrir en adultos, pero por lo general se invierten los papeles y el niño que fue abusado se convierte en un adulto abusador.


Recientemente ocurrieron varios casos de violencia en algunas escuelas del país, como el de una adolescente de 13 años que fue agredida por otra de 14 con una hoja de afeitar en Cristo Rey; o el del colegio Mercedes Batista de Santiago, donde cuatro compañeras le cortaron la cara con unos pinchos a una niña de once años. Pero según la psicóloga Sara Gamborena esos casos no necesariamente tienen que ser acoso escolar o bulliyng.


Uno de los pasos para corregir los hostigamientos escolares es que los padres refuercen la comunicación y la confianza con sus hijos. César Muñoz, padre de dos niñas, dice que siempre se preocupa por preguntarles a sus hijas cómo les va en el colegio y por ser un modelo a seguir para ellas.


También los maestros deben observar a sus alumnos para evitar los acosos. La profesora de religión Grimil Rodríguez dijo que como maestra ella advierte cuando un niño es violento o cuando puede ser violentado y siempre toma medidas profilácticas para evitarlo.


La psicóloga Sara Gamborena puntualizó que lo más importante es fomentar valores como el respeto y la tolerancia en las familias y las escuelas.