Esta foto recoge los últimos minutos de vida del niño Luis Collado, tomada antes de entrar al carro de su padre, Alberto Collado, para calentarse y protegerse del frío, donde murió asfixiado de monóxido de carbono.Una de las 11 víctimas registradas a la fecha a causa de la poderosa tormenta de nieve que desde el pasado viernes sufre la costa noreste de Estados Unidos es un niño de 13 años, hijo de una familia banileja residente en Boston, Massachusetts, quien murió de asfixia al inhalar monóxido de carbono dentro del carro de su padre, según informaron ayer miembros de la familia.


La muerte del menor, identificado como Luis Collado Guerrero(Bebo), se produjo próximo a la vivienda de sus padres, Alberto Collado y Tamaira Guerrero, marcada con el número 528 de la avenida Blue Hill, en Dorchester, una comunidad donde residen miles de dominicanos, en su mayoría banilejos.


El menor nació en Boston y era el único varón entre tres miembros de la familia, que incluye dos hermanas de 8 y 19 años de edad. La desgracia asomó temprano en la mañana del sábado cuando ayudaba a su padre a retirar la nieve de su vehículo, que había quedado sepultado bajo un enorme banco de nieve.


Salió bien abrigado para despejar la nieve que obstruía el espacio donde estaba estacionado el carro, y quitar la que tapaba la carrocería y los cristales.


Ante la severidad del frío, el pequeño optó entrar al carro, que ya tenía el motor encendido, para calentarse y luego regresar a las faenas con su padre, quien está incapacitado para trabajar y ahora está protegido bajo el programa de asistencia a disabilitados en el estado de Massachusetts. Su progenitor tenía encendido el motor del vehículo, ajeno a que ya el conducto de escape, o mofler, estaba obstruido por la nieve, lo que provocó una acumulación de monóxido de carbono en su interior, causante de la intoxicación y fallecimiento del menor.