realmente coexistieronEl Homo sapiens y el Neandertal podrían no haberse visto nunca cara a cara en la lucha por la supervivencia, como cree parte de la comunidad científica.


Según esta teoría, el sapiens le habría ganado la batalla a su pariente más robusto, con quien habría convivido en el centro y sur de Iberia (actualmente España) hasta el momento de la extinción del Neandertal, hace 35.000 años.


Pero un estudio reciente, llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores, cuestiona las fechas. Según los nuevos datos, su presencia en la zona data de hace aproximadamente 50.000 años. Esto pone entre signos de interrogación la coexistencia entre humanos modernos y Neandertales en la región, de acuerdo con la investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).


La clave del filtrado


Para llegar a estas conclusiones los científicos emplearon un método moderno de obtención de data denominado “ultrafiltración”. “Mediante el uso de nuevas tecnologías eliminamos el carbono que contamina el colágeno en los huesos, y que tiende a revelar edades y fechas erróneas”, le explicó Thomas Higham, coautor del estudio y director subrogante de la Unidad de Acelerador de Radiocarbono de la Universidad de Oxford a BBC Mundo.


Con la ayuda de arqueólogos españoles que habían trabajado en yacimientos vinculados al momento de transición entre Neandertales y Homo sapiens, los científicos examinaron 215 huesos en 11 ubicaciones del sur ibérico. “La datación por radiocarbono es particularmente sensible a los contaminantes modernos, por lo que el proceso de ultrafiltración es fundamental”, le dijo Jesús Jordá, arqueólogo y miembro del equipo investigativo, a BBC Mundo.


Los investigadores determinaron que 27 huesos eran aptos para la prueba (contaban con la cantidad de colágeno requerida), y de estos, lograron estipular con precisión el origen de seis, provenientes de dos sitios: Jarama VI y Zafarraya.


“La datación por radiocarbono es particularmente sensible a los contaminantes modernos, por lo que el proceso de ultrafiltración es fundamental” Jesús Jordá, miembro del equipo de investigación. En ambos lugares se había concluido previamente que los restos databan de hace aproximadamente 35.000 años. Pero ahora se habla de 50.000 años de antigüedad.


“El descubrimiento no sólo cuestiona el hecho de que los seres humanos modernos hayan coexistido con los Neandertales en la zona, también implica que carecemos de la evidencia que teníamos para justificar la teoría de que los seres humanos son responsables por la extinción del Neandertal”, comentó Jordá.


Aun así, para muchos científicos ésta sigue siendo la explicación más sensata: “no puede ser coincidencia que los neandertales se hayan extinto precisamente a la llegada de los seres humanos tras tantos años de existencia”, opina Higham. Esta teoría se basa en que, al tener que coexistir con los de nuestra especie, los Neandertales se vieron obligados a competir con ellos por la obtención de recursos.


Se cree que pronto se encontraron en desventaja frente a las nuevas tecnologías y aptitudes para la caza del Hombre, entre otras prácticas necesarias para la supervivencia- por lo que terminaron por extinguirse.