jeep-800x579


@Jeep, la cuenta de Twitter oficial de la marca de coches Jeep ha sido hackeada, siguiendo el mismo modus operandi que @BurgerKing ayer, publicando mensajes graciosos/sarcásticos. De hecho probablemente por las mismas personas.


Desde ya el hackeo lo están llamando #OpMadCow y #OpWhopper. La cuenta en estos momentos dice que Jeep fue vendida a Cadillac, marca competidora de Chrysler a la que Jeep pertenece.


No es claro los métodos o las motivaciones, pero al momento de escribir esta nota los responsable de comunicación de Jeep siguen sin tener acceso o control de la cuenta.


El hackeo a Jeep o Burger King y otras marcas extremadamente conocidas sacan a flote un problema mucho más grande y grave del aparente. A medida que la presencia digital se vuelve más importante este tipo de actos traen consecuencias más graves para la imagen de una marca. Hoy las marcas de autos o cadenas de comida rápida no necesariamente captan una gran cantidad de clientes o comunican a los interesados por medio de redes sociales, pero de mantenerse la tendencia serán canales principales de comunicación en pocos años.


No darle la importancia debida y extrema a la seguridad por parte de los responsables de la cuenta y no dar opciones de doble verificación a cuentas con muchos seguidores por parte de Twitter empieza a volverse preocupante.