SupermanSe trata de Orson Scott Card, creador de la famosa saga de ciencia ficción «El juego de Ender». La decisión ha levantado ampollas entre los seguidores del superhéroe. La compañía editora de Superman desata la polémica por escoger a un autor anti-gay para escribir sus aventuras. Después de la tormenta mediática ocasionada tras la aprobación del matrimonio gay en Inglaterra y Francia no llega la calma. Ahora es el mismísimo Superman el que está acusado de ser un homófobo.


Los fans del superhéroe se han levantado en armas en contra de la decisión de DC Comics, la empresa que edita sus cómics, de elegir a Orson Scott Card, anti-gay confeso y escritor de la multipremiada saga de Ender, como el autor de las próximas aventuras de Superman, según ha publicado el periódico The Guardian.


Card ha denominado al matrimonio gay como «el fin de la democracia en América» y es miembro de una institución que organiza campañas en contra del matrimonio de personas del mismo sexo.


Quejas multimedia


Los seguidores homosexuales del superhéroe se quejan de la decisión: «Es profundamente decepcionante y extraña. Se supone que Superman encarna los valores de la verdad, la justicia y el estilo de vida americano. Y Orson Scott Card no los representa», ha afirmado Jarrett Jono, de «Geeks Out», un grupo de fans gay.


La película de «El juego de Ender», co producida por Card y protagonizada por Harrison Ford, se estrena en noviembre por lo que Jarret ha especulado con que quizá la firma DC esté buscando que la publicidad del filme repercuta en las ventas del cómic.


También el actor Michael Hartney (que se describe a sí mismo como el mayor fan de Superman que se haya conocido) ha escrito a DC expresando su preocupación. En una carta que se ha hecho pública Hartney afirma: «Si hubiera negado el Holocausto o un supremacista blanco no habría ninguna duda. Contratar a ese escritor sería una vergüenza para su empresa. Bueno, pues Card es una vergüenza para su empresa».


El sitio web de peticiones Allout.orgha abierto una para recoger firmas con el fin de que DC Comics eche a Card. El nombramiento ha inspirado una parodia en el que el planeta de Superman es destruido por el matrimonio gay.


DC se ha negado a entrar en la polémica, pero muchos señalan ejemplos en el sentido contrario, como que el año pasado la compañía anunció que Alan Scott, Linterna Verde, era gay y que Batwoman ha sido lesbiana desde 2006.