Uno de los dueños del boliche Kiss, en el que más de 200 personas murieron a causa de un incendio en Brasil, intentó suicidarse, en el hospital donde se encontraba internado.


Según informó la policía, Spohr, uno de los socios intentó quitarse la vida con una manguera en el baño del hospital donde se encuentra internado por insuficiencias respiratorias causadas por el incendio.


“Ahora se encuentra bien y fue esposado a la cama para evitar nuevos intentos”, dijo Marcelo Arigony, uno de los comisarios de la Policía Civil del estado de Río Grande do Sul.


El socio del boliche había ido a Cruz Alta, donde más tarde fue arrestado a hacerse atender en el hospital ya que tenía síntomas de intoxicación respiratoria.


El otro dueño del boliche, Mauro Hoffmann, fue detenido el lunes, tras presentarse en la comisaría.