El rescate de un niño que se encontraba atrapado en un apartamento en llamas casi termina en tragedia en el Extremo Oriente de Rusia, cuando un gran desprendimiento de nieve desde un tejado derrumbó a un bombero.


El accidente se produjo en la ciudad rusa de Magadan. Una mujer llamó al servicio de bomberos, informándoles del incendio y de que un niño se encontraba con ella en el apartamento.


Una vez en el lugar, los rescatistas llegaron a la conclusión de que la única manera de salvarlos era a través de la ventana accediendo por una escalera. Cuando el bombero se disponía a rescatar a los atrapados, fue derribado por la nieve. Ese fue el momento captado por las cámaras.


El hombre no cayó al vacío gracias a que llevaba una cuerda de seguridad y fue ayudado por sus compañeros, que continuaron con la operación de salvamento. El Ministerio de Emergencias informó que el niño y la mujer fueron rescatadas y no hubo víctimas en el incendio.