Sustancias caseras para lograr una piel perfectaEs evidente que con los años la piel se modifica: disminuye la síntesis de colágeno, se pierde la elasticidad, turgencia y suavidad. Las manchas y arrugas se acentúan y las líneas de expresión son más visibles. Mirá este listado de sustancias que han demostrado ser muy eficientes y armá tu propio botiquín de belleza.


Aceite de oliva: es ideal para lograr la suavidad en codos y pies ásperos. Se recomienda frotar el aceite suavemente en las zonas afectadas de la piel y posteriormente pasar una piedra pómez. Luego enjuagar y colocar crema humectante. Se usa como mascarilla si la piel es sensible y esta deshidratada. Se mezcla aceite de oliva con la crema acostumbrada para hidratar el cutis.


Avena: poseé propiedades antiinflamatorias. Regula el ph cutáneo. Evita la deshidratación de la piel. Tiene una acción suavizante, calmante y relajante. Absorbe la suciedad y los residuos celulares.


Aceite de Almendra: es rico en proteínas, minerales y vitaminas A, B y E. Se lo usa para suavizar todo tipo de piel incluyendo pieles secas y escamosas. Es emoliente, suavizante, hidratante y ayuda a desinflamar. Además proporciona brillo y suavidad al pelo y dureza a las uñas.


Aceite de Argán: es antiage, regenerador, antiséptico y fungicida. Se usa en quemaduras de sol. Hidrata y aporta brillo a la piel. Estimula la oxigenación y aporta elasticidad. Reestructura y fortalece las uñas y el cabello.


Aceite de rosa mosqueta: tiene un elevado contenido nutritivo, virtudes correctivas y de regeneración celular. Rejuvenece la piel, atenúa las arrugas, las líneas de expresión y el foto envejecimiento. Es generador natural de colágeno.


Aloe Vera: tiene varios minerales; calcio, magnesio, fósforo, potasio, zinc y cobre. Es emoliente, antiséptico y antinflamatorio. Es hidratante y tiene hormonas vegetales que estimulan el crecimiento celular. Es regenerador, cicatrizante y tonificador. Se lo utiliza en la prevención de arrugas.


Cafeína: activa la lipólisis, que es el término científico por el que se conoce la eliminación de grasa. Se la utiliza en cremas corporales y para reducir las bolsas de los párpados.


Centella asiática: se la utiliza como complemento de distintos tratamientos. Tiene acción anticelulítica y reepitelizante. Aumenta la formación de colágeno y estimula la eliminación de excesos de líquidos retenidos en el organismo.


Fucus: contiene componentes que estimulan la circulación y eliminación de lípidos, así como sustancias antioxidantes y antinflamatorias, hidratantes y reafirmantes.


Ginseng: contiene polisacáridos, vitaminas D y B, proteínas, aminoácidos, oligoelementos: Cu, Al, Mn, Fe. Es un excelente antioxidante con efectos antienvejecimiento. Reduce la sequedad y las arrugas de la piel.


Hedera Helix: tonifica e incentiva el drenaje de los líquidos y el edema. Las saponinas que contiene ayudan a combatir la celulitis.


Jojoba: ejerce una profunda hidratación y reestructuración del equilibrio graso. En su composición se encuentra la vitamina E, efectivo antioxidante. El ácido linoléico que contiene actúa como regenerador.


Manteca de Karité: se usa en pieles secas y deshidratadas, también en sensibles. Es un producto que se debe considerar como concentrado. Es emoliente, es decir, suavizante, reparador y antigrietas. Devuelve la elasticidad a las pieles secas.


Manzanilla: entre sus muchos componentes contiene vitamina c, mucílago, pigmentos y azúcares. Combate las irritaciones e incluso las pequeñas arrugas porque se encarga de activar la regeneración celular. Utilizar el té de manzanilla para lavarse el rostro sirve para evitar el acné y desinflamar. Los shampoos que contienen manzanilla aclaran y otorgan gran brillo al cabello. Combate el picor y la descamación en el cuero cabelludo.


Pepino: se utiliza en las aplicaciones externas para dar frescura y suavidad a la piel seca. También en las erupciones cutáneas e inflamaciones


Plátanos: son ricos en vitaminas A, B, E, y F y minerales; contienen magnesio, potasio y cinc. Además triptofano que es un relajante natural. Es hidratante y emoliente.


Ruscus: se usa en el tratamiento de la celulitis. También en lociones para después del afeitado o en postsolares.


Soja: contiene minerales y vitamina E que le confieren a la piel propiedades antioxidantes. Renueva los tejidos y estimula la regeneración de las células. Es un buen activo para pieles maduras, las hidrata, les proporciona turgencia y suavidad.


Té verde: tiene alto nivel de vitamina A, B2, C y E. Es un antioxidante ideal para los tratamientos anti-envejecimiento y renovadores.


Uva: es antioxidante, evita la formación de radicales libres y la oxidación de la piel. Estimula la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico. Tiene vitamina B1 y B2, que ayuda en la nutrición de las células.


Hamamelis: es astringente, antiinflamatorio, antioxidante, descongestivo, hemostático, higienizante, rejuvenecedor, tónico y vasoconstrictor. Se usa como tónico facial y también contra el acné.


Una recomendación: aplicá compresas embebidas en loción de hamamelis en el rostro después de la extracción de comedones, puntos negros y en el post-peeling, debido a su acción tonificante y descongestiva. Es muy eficiente para drenar tejidos del contorno de los ojos y deshinchar los párpados, reduciendo bolsas y ojeras.


Investigación: Claudia Nobilo, autora de Planeta Belleza http://planetabelleza.com.ar


Asesoramiento: Dra. Adriana Raimondi, dermatóloga, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología, miembro de American Academy of Dermatology Dra. Mariela Jaén, dermatóloga, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología. Dra. Viviana Flores, Farmacéutica-Bioquímica, miembro de la Asociación Argentina de Químicos Cosméticos y Asociación Argentina de Microbiología. Dr. Ezequiel Chouela, dermatólogo, médico del CEMIC.