La demanda de atención médica de los pobladores de la zona Norte de Haití supera la capacidad de respuesta. Muchos de los centros desarrollan programas especiales dirigidos a la atención de la salud de la madre y de los niñosPara suplir la demanda de médicos que tiene la población haitiana en la zona Norte, próxima a República Dominicana, tendría que multiplicar por cinco los escasos profesionales de la medicina con que cuenta, mientras los pocos establecimientos que dispone limitan grandemente el acceso a servicios de salud.


Solamente en la zona Norte, donde hay un millón de habitantes, 40 de las 82 secciones comunales que la integran no cuentan con instalaciones o facilidades sanitarias, por lo que para acceder a servicios médicos la población debe recorrer largas distancias, dando pie al resurgir en los últimos tres meses del cólera, con una alta tasa de mortalidad.


Dispone de entre 72 y 75 médicos y unas 160 enfermeras, para suplir al Departamento (región) Norte, conformado por 2,315 km2, siete secciones, 19 comunas, 10 barrios y 82 secciones comunales. El sueldo promedio de un médico general en Haití es de unos 600 dólares y en caso de un especialista puede alcanzar los 1,000 a 1,500 dólares norteamericanos.


La sobredemanda de atención es tal, que para poder acceder a la atención médica en el hospital Sagrado Corazón, principal centro privado de la zona, los pacientes muchas veces tienen que amanecer en sus pasillos haciendo turnos, o llegar alrededor de las 4:00 de la madrugada para garantizar ser visto por un médico, reveló su director Previl Harold.


Mientras, en el hospital Departamental Justinian, el más importante de la zona, de 300 nacimientos que se registran, 200 corresponden a madres adolescentes, cuyo número de hijos ronda un promedio de cuatro y el promedio general de cesáreas es de seis al 10 por ciento, revelaron sus autoridades.


La planificación familiar, en centros de atención primaria como el “La Fossete”, de carácter mixto, ubicado en Cabo Haitiano, comienza a los 12 años, ya que tienen casos de niñas que a los 10 se embarazan. Entre el 25 y el 30 por ciento de su consulta prenatal es de adolescentes.