Investigación establece que una de cada tres personas se siente mal después de visitar los perfiles de los amigos.Presumen de sus vacaciones en el Caribe, juergas interminables y de más alguna relación perfecta.


Y es que, para muchos, Facebook está hecho para presumir.


Muchas personas, luego de ver las fotos y publicaciones que plasman lo felices que son sus contactos, pueden verse afectados, sentirse socialmente aislados y miserables, según establecen dos estudios.


Expertos de la Universidad Humboldt de Berlín han determinado que las imágenes positivas de amigos disfrutando y comentando sobre sus “vidas felices” desencadenan sentimientos de envidia.


Luego de un seguimiento a centenares de usuarios, los académicos afirman que una de cada tres personas experimentan sentimientos negativos después de visitar el sitio, y que su “descontento general” con la vida había aumentado.


Hanna Krasnova, una de las autoras del estudio, señala a Daily Mail que “hemos demostrado científicamente que las redes sociales proporciona acceso a un montón de noticias positivas y demostraciones de éxito que gatillan envidia”.


Según los investigadores, “todos siempre están tratando de representarse a sí mismos de la mejor manera posible en las redes”. Por lo tanto, las publicaciones son “predominantemente positivas”. Estos contenidos son lo que hacen que la envidia prolifere y se “intensifique a través del rastreo pasivo”.


Existen, sin embargo, otros estudios que afirman que los usuarios de Facebook pueden sentirse comprendidos y conectados con los demás a través del sitio.


La idea de no dejarse llevar por publicaciones que, generalmente, exacerban una realidad que no es tan “perfecta” como se hace parecer.