BorrachaLa ebriedad es uno de los peores estados en los que se puede ver a una mujer, sobre todo cuando protagonizan escenas tan bochornosas como la que involucra a esta estadounidense de 31 años.


Esta madre de tres hijos debió ser asistida por los bomberos luego de quedar “enredada” en el asiento para bebés de uno de sus hijos.


Serena Curtis había tomado varias botellas de vino con una amiga, cuando intentó guardar el asiento de su bebé y terminó metida en una posición insólita dentro de él, por lo que debieron ayudarla la fuerza pública para que lograra salir.


“Estoy muy avergonzada” declaró horas después del incidente al diario The Sun.