Dos jóvenes rusos amantes de la aventura extrema querían celebrar la llegada de 2013 poniendo a prueba su adrenalina dentro de una bola de plástico de dos plazas.


Pero el divertimento terminó en tragedia cuando se salieron de la pista y acabaron rodando montaña abajo, rebotando en rocas y botando sobre acantilados. Uno de los dos jóvenes ha muerto y el otro está herido.


Sucedió la mañana del 3 de enero, según informa el periódico ruso ‘Komsomolskaya Pravda’. Denis Burakov llegó a la montaña Musa Achitara -un lugar turístico del Cáucaso muy popular entre los amantes de la nieve- para ir a esquiar, pero le llamó la atención la gran bola transparente denominada ‘zorb’, que habitualmente mide unos 3,5 metros de diámetro y dentro de la cual pueden ‘viajar’ dos personas bien amarradas. Normalmente el invento rueda pista abajo no más de cien metros.