McLa cadena fue demandada por vender sándwiches que no están permitidos por la ley islámica. La cadena de comida rápida McDonald’s otra vez se encuentra en el medio de una disputa judicial y aceptó pagar una compensación de 700.000 dólares por vender sándwiches que no están permitidos por la ley islámica.


La demanda fue presentada en 2011 por Ahmed Ahmed, un residente de la ciudad estadounidense de Dearborn. El denunciante afirmó que había comprado un sándwich con pollo que resultó ser preparado de una manera que contraria a la ley islámica, mientras que en el detalle del menú se afirmaba lo contrario.


El abogado de Ahmed encontró que la cadena a menudo vendía los bocadillos de los productos que no están destinados para el consumo de los musulmanes cuando los productos ‘aceptados’ se acababan.


Una parte del dinero será para Ahmed y su abogado, mientras que la otra será entregada a un hospital de Detroit y al Museo Nacional Árabe Estadounidense dado que no es posible identificar a todas las personas que consumieron esos bocadillos ‘incorrectos’.


En EE.UU. solo dos restaurants de McDonald’s venden productos correspondientes a la ley islámica. Ambos se ubican en la ciudad de Dearborn, donde la población musulmana cuenta con 150.000 de personas.


El líder mundial de la comida rápida muy a menudo resulta ser objeto de juicios y tiene que pagar multas e indemnizaciones a sus consumidores en diferentes partes del mundo, que hacen reclamaciones desde la calidad de la comida hasta por el contenido de sus anuncios.