SelosSe provoca por las alteraciones en la corteza frontal, que controla los procesos cognitivos y afectivos. El delirio celotípico, también conocido como el síndrome de Otelo, que provoca en algunas personas un comportamiento agresivo que puede llevar al acoso, suicidio o incluso al asesinato, está relacionado con un desequilibrio de un área específica del cerebro.


Este es el resultado de un estudio, que fue realizado por los científicos italianos de la Universidad de Pisa y publicado en la revista ‘CNS Spectrums’.


Según los autores de la investigación, este síndrome se provoca por las alteraciones en la corteza frontal, la región cerebral que controla los complejos procesos cognitivos y afectivos.


Para llegar a esta conclusión, los científicos desarrollaron un modelo teórico, basado en las observaciones clínicas de los pacientes con esquizofrenia, alcoholismo y la enfermedad de Parkinson, ya que los celos excesivos a menudo se encuentran entre los síntomas de estos trastornos.


Aunque los celos son un sentimiento completamente natural, a veces se transforman en una obsesión peligrosa que puede tener consecuencias desagradables. Los autores del estudio hacen hincapié en la necesidad de seguir desarrollando este tema, porque podría ayudar a conseguir una identificación temprana de este delirio.